Ir al contenido principal

Beneficios de la dieta mediterránea: una poderosa herramienta para cuidar el cerebro




Aunque actualmente todavía se desconoce la principal causa del Alzheimer, cada vez hay más evidencias de que, además de la existencia de unos factores de riesgo no modificables, como la edad o la genética, existen otros factores de riesgo que sí son modificables y sobre los cuales sí podemos intervenir. Son los que están relacionados con el riesgo cardiovascular y el estilo de vida. La dieta es un factor a tener en cuenta, por lo que vale la pena conocer los beneficios de la dieta mediterránea.

¿Por qué tiene beneficios la dieta mediterránea?

Sabemos que lo que es bueno para el corazón también lo es para el cerebro, de modo que el ejercicio físico, la actividad cognitiva, las relaciones sociales y la dieta tienen un papel muy relevante en la salud de nuestro cerebro. Si lo cuidamos, estaremos haciendo este órgano más resistente al desarrollo de enfermedades como el Alzheimer. 
Cada vez son más los estudios que consideran la dieta mediterránea como el modelo de dieta más saludable para nuestro corazón y, consecuentemente, también para nuestro cerebro.
La dieta mediterránea, que ha sido declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, se centra básicamente en el consumo de aceite de oliva virgen como grasa principal y en una presencia preponderante de cereales, verduras y hortalizas, pescado, huevos y lácteos, frente a otras fuentes grasas de origen animal.
Nuestra tradición cultural y el enclave geográfico en el que vivimos, son aliados perfectos para incorporar y seguir este tipo de dieta en nuestra vida cotidiana.
La dieta mediterránea es, sobre todo, una dieta saludable, variada y equilibradaque nos permite, al mismo tiempo, la elaboración de platos sabrosos sin necesidad de entrar en complicadas preparaciones.

Los diez pilares de la dieta mediterránea

Para disfrutar de los beneficios de la dieta mediterránea, puedes seguir este decálogo de consejos e ingredientes:

Aceite de oliva virgen extra

Lo llaman el oro líquido y es, sin duda, el verdadero tesoro de la dieta mediterránea, tanto por su sabor como por sus propiedades. Se puede usar tanto en ensaladas, en crudo, como para cocinar, como grasa principal.




Alimentos frescos

Es importante consumir alimentos de temporada, que sean lo más frescos posible y que estén poco procesados.

Vegetales, en abundancia 

Se recomienda comer dos raciones de verdura u hortalizas al día (una de estas, cruda, en ensalada, por ejemplo), tres raciones diarias de fruta, legumbres (3 o 4 veces por semana) y frutos secos (de 3 a 7 veces por semana).

Pan y cereales

Se recomienda su consumo diario, por su aporte energético y, preferiblemente, integrales.

Leche y derivados

Deberíamos consumir a diario productos lácteos, como leche, yogures y queso, aunque siempre que sea posible deberían ser bajos en grasa, desnatados o semidesnatados.


Pescado, otro imprescindible

Se recomienda consumirlo 3 veces por semana, intentando siempre que una de estas sea pescado azul. Las carnes rojas y procesadas, en cambio, deben consumirse con moderación, ya que no es saludable un exceso de grasas de origen animal. Se recomienda consumir la parte magra, sin piel y eliminando la grasa visible, e integrarla siempre en platos con verduras o cereales. El consumo de huevos, por otro lado, debe ser moderado, máximo 3 o 4 por semana.

Agua, fuente de vida

El agua es una bebida fundamental, de modo que es importante consumir entre 1,5 y 2 litros diarios, ya sea en vasos de agua, infusiones (preferiblemente sin azúcar) o caldos bajos en grasa. Ocasionalmente podemos optar por bebidas refrescantes sin azúcar.

El consumo moderado de vino también forma parte de la dieta mediterránea. Se entiende por consumo moderado 1 copa al día para las mujeres y 2 para los hombres (siempre que no exista ninguna contraindicación médica) y acompañado de platos saludables.
Sofritos y especias
Los sofritos de tomate, ajo, puerro o cebolla son muy recomendables, sobre todo si se consumen acompañados de verduras, pasta o arroces, al menos dos veces por semana. Las especias y plantas aromáticas son aliadas perfectas para añadir sabor a los platos.

Las cocciones

Son tan importantes como los ingredientes, así que es fundamental que cocinemosal vapor, hirviendo, al horno, a la plancha y a la brasa. Hay que evitar o minimizar las frituras y, si cocinamos estofados o guisados, que sea con aceite de oliva virgen extra.

Alimentos y cocciones limitadas

Es importante, pues, minimizar el consumo de sal y grasas (mantequilla, margarina, nata…), bebidas alcohólicas, quesos semicurados y curados, embutidos y carnes grasas, dulces, aperitivos, bollos industriales, precocinados, bebidas carbonatadas y azucaradas, zumos de frutas (siempre es mejor la fruta entera), frituras y rebozados.
Además de tener en cuenta los beneficios de la dieta mediterránea, hay que recordar la importancia de hacer ejercicio físico, respetar las horas de sueño y cultivemos las relaciones personales y la curiosidad por aprender. Esto nos ayudará a mantener nuestro cerebro en forma y a prevenir el desarrollo de enfermedades como el Alzheimer.

FUENTES:  Blog de la Fundación Pascual Maragall y del programa de prevención del Alzheimer del Barcelona Beta Braing Research (BBRC).



                                          







Confederación Andaluza de Alzheimer
#AlzeimerDeAndalucia





Comentarios

Entradas populares de este blog

El alzheimer y la comunicación

  Inevitablente la enfermedad de Alzheimer altera la capacidad comunicativa en las persona que la padece y es ecencial poder entender sus necesidades porque estas afectar a la calidad de la relación, lo que suele probocar un estrés emocional, en cuidadores y en las personas cuidadas. Es por esto que vamos a hablar sobre la forma eficaz de comunicarse desde la comprensión de como la enfermedad afecta progresivamente al lenguaje. En sus principios pueden aparecer problemas para encontrar las palabras adecuadas para expresarse, es la anomia. Este problema va aumentando con el paso del tiempo, complicando la interacción con el cuidador. Ejemplos que reflejan estas dificultades: Circunloquios o rodeos. Al no encontrar en su mente la palabra exacta, la persona con Alzheimer puede intentar explicar su uso o las características del objeto. A veces interpretar lo que quiere decir puede resultar complicado. Por ejemplo, puede decir “eso para ver cosas y guardarlas para siempre” para referi

La reserva cognitica. Nuestro capital mental.

  Una de las principales claves para favorecer la salud y sobre todo la salud cerebral es tener la cabeza siempre activas durante toda la vida. Nuestro cerebro, acusa el paso de los años y el envejecimiento atecta a las neuronas. Tener una alta reserva cognitiva ayurada siempre a contrarrestar su efecto.       Recordemos que  la reserva cognitiva es como un capital mental que, cuanto mayor sea, más ayudará a compensar los efectos en la eficiencia de nuestras capacidades cognitivas. En este caso, estaríamos hablando tanto del envejecimiento como de las alteraciones cerebrales causadas por demencias como el Alzheimer La reserva cognitiva no funcionan como un antídoto para prevenir enfermedades cerebrales ni evitar el envejecimiento neuronal, pero sí  contribuye a retrasar el posible deterioro cognitivo , moviendo nuestra red neuronal resistente. No hay ninguna actividad concreta ni ejercicios  recomendables para evitar o reducir el riesgo de sufrir demencia , pero sí prácticas

¿Que es la enfermedad del Alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer (EA), también denominada mal de Alzheimer, demencia senil de tipo Alzheimer (DSTA) o simplemente Alzheimer, es una enfermedad neurodegenerativa que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos conductuales. Se caracteriza en su forma típica por una pérdida de la memoria inmediata y de otras capacidades mentales, a medida que las células nerviosas (neuronas) mueren y diferentes zonas del cerebro se atrofian. La enfermedad suele tener una duración media aproximada después del diagnóstico de 10 años, aunque esto puede variar en proporción directa con la severidad de la enfermedad al momento del diagnóstico. La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia, es incurable y terminal, que aparece con mayor frecuencia en personas mayores de entre 60 y 65 años de edad. Por lo general, el síntoma inicial es la inhabilidad de adquirir nuevas memorias, pero suele confundirse con actitudes relacionadas con la vejez o al estrés. Ante la