Ir al contenido principal

¿Que es la enfermedad del Alzheimer?


La enfermedad de Alzheimer (EA), también denominada mal de Alzheimer, demencia senil de tipo Alzheimer (DSTA) o simplemente Alzheimer, es una enfermedad neurodegenerativa que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos conductuales. Se caracteriza en su forma típica por una pérdida de la memoria inmediata y de otras capacidades mentales, a medida que las células nerviosas (neuronas) mueren y diferentes zonas del cerebro se atrofian. La enfermedad suele tener una duración media aproximada después del diagnóstico de 10 años, aunque esto puede variar en proporción directa con la severidad de la enfermedad al momento del diagnóstico.




La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia, es incurable y terminal, que aparece con mayor frecuencia en personas mayores de entre 60 y 65 años de edad.

Por lo general, el síntoma inicial es la inhabilidad de adquirir nuevas memorias, pero suele confundirse con actitudes relacionadas con la vejez o al estrés. Ante la sospecha de alzheimer, el diagnóstico se realiza con evaluaciones de conducta y cognitivas, así como neuroimágenes. A medida que progresa la enfermedad, aparecen confusión mental, irritabilidad y agresión, cambios del humor, trastornos del lenguaje, pérdida de la memoria de largo plazo y una predisposición a aislarse a medida que los sentidos del paciente declinan. Gradualmente se pierden las funciones biológicas que finalmente conllevan a la muerte. El pronóstico para cada individuo es difícil de determinar. El promedio general es de 7 años,12 menos del 3% de los pacientes viven por más de 14 años después del diagnóstico.

La causa del Alzheimer permanece desconocida, aunque las últimas investigaciones parecen indicar que están implicados procesos de tipo priónico, que es una partícula infecciosa, formada por una proteína denominada priónica, que produce enfermedades neurológicas degenerativas. Las investigaciones suelen asociar la enfermedad a la aparición de placas seniles y ovillos neurofibrilares. Los tratamientos actuales ofrecen moderados beneficios sintomáticos, pero no hay tratamiento que retrase o detenga el progreso de la enfermedad. Para la prevención del Alzheimer, se han sugerido un número variado de hábitos conductuales, pero no hay evidencias publicadas que destaquen los beneficios de esas recomendaciones, incluyendo estimulación mental y dieta equilibrada. El papel que juega el cuidador del sujeto con Alzheimer es fundamental, aún cuando las presiones y demanda física de esos cuidados pueden llegar a ser una gran carga personal.

+sobre el Alzheimer:
Organización Mundial de la Salud
Fundación Reina Sofía
Ceafa
Wikipedia

Comentarios

Entradas populares de este blog

“La caja de los recuerdos”

Nuestra historia de vida es un maravillosos entretejido de recuerdos, emociones, hechos… es inevitable ser lo que hacemos, pero también somos lo que hemos sido y lo que hemos hecho a lo largo de nuestras vidas. Ir al recuerdo es un buena forma de llenar de forma entretenida , emocionalmente significativa estos días de confinamiento con un familiar con Alzheimer u otra forma de deterioro cognitivo o demencia. Una actividad útil y entretenida es “La caja de los recuerdos”. 
“Ir al recuerdo”, es recordar interpretando la vida de alguien, haciendo una revisión de momentos, episodios y acontecimientos relevantes en su vida. La evocación de recuerdos y vivencias en este contexto se toma como un elemento de reflexión, de re-conocimiento de la vida de esa persona, con un componente emocional y motivador.  Una persona con Alzheimer, debido a sus problemas cognitivo, tendrá serias dificultades para recordar su propia biografía en detalle, así como para evocar o expresar recuerdos y las emociones …

Cuidar a una persona con Alzheimer desde las necesidades emocionales y la dignidad

Las personas que padecen enfermedad de Alzheimer tienen, al igual que cualquier persona de cualquier edad, necesidades emocionales que deben tenerse en cuenta cuando tratamos con ellas. El cuidado y la atención que les prestamos deben preservar su dignidad y su autoestima. En este artículo profundizamos en la “ciencia del cuidado” y en los aspectos emocionales básicos que todos los seres humanos requieren tener cubiertos. Aspectos emocionales y de dignidad en el trato hacia una persona con AlzheimerSi atendemos o cuidamos a una persona con Alzheimer debemos tener presente que debemos hacerlo desde la dignidad y teniendo en cuenta sus necesidades emocionales. Tal y como hemos explicado al abordar la teoría de la retrogénesis, el Alzheimer produce una pérdida de funciones y capacidades en orden inverso a cómo se adquirieron durante el desarrollo. Esta teoría ha supuesto una base importante desde la que entender las necesidades de cuidado de las personas que lo padecen.  El Dr. Barry Reis…