Ir al contenido principal

“La caja de los recuerdos”





Nuestra historia de vida es un maravillosos entretejido de recuerdos, emociones, hechos… es inevitable ser lo que hacemos, pero también somos lo que hemos sido y lo que hemos hecho a lo largo de nuestras vidas. Ir al recuerdo es un buena forma de llenar de forma entretenida , emocionalmente significativa estos días de confinamiento con un familiar con Alzheimer u otra forma de deterioro cognitivo o demencia. Una actividad útil y entretenida es “La caja de los recuerdos”. 

“Ir al recuerdo”, es recordar interpretando la vida de alguien, haciendo una revisión de momentos, episodios y acontecimientos relevantes en su vida. La evocación de recuerdos y vivencias en este contexto se toma como un elemento de reflexión, de re-conocimiento de la vida de esa persona, con un componente emocional y motivador. 
Una persona con Alzheimer, debido a sus problemas cognitivo, tendrá serias dificultades para recordar su propia biografía en detalle, así como para evocar o expresar recuerdos y las emociones asociadas a ellos. Pero eso no quiere decir que todos hayan desaparecido. 
A menudo, el principal problema está en cómo acceder a ellos y las actividades pueden ser muy útiles para facilitarlo. En algunos casos puede ser suficiente promover estas evocaciones a partir de la conversación, conduciéndola a partir de preguntas adecuadamente guiadas para recuperar informaciones relevantes y significativas de la vida de esa persona. Para ello, se pueden abordar diferentes temas de interés: acontecimientos familiares, juegos de la infancia, aficiones, mascotas, historia laboral, gustos musicales, sucesos históricos, etc. Resultará más enriquecedor si guiamos la conversación a partir de objetos que tengamos en casa y sean relevantes y significativos para la persona con deterioro cognitivo. Si, además, los vamos recogiendo y guardando juntos, cada vez será más fácil y cómodo compartir momentos agradables con nuestro ser querido, ayudándolo a evocar recuerdos y emociones y, probablemente, a conocerlo aún mejor. 



Podemos coger una caja de cualquier material: cartón, metal, plástico… y del tamaño que tengamos disponible o acorde con la cantidad o tipo de objetos que vayamos a incluir en ella. 
Si tenemos materiales para ello y nos gustan las manualidades, también podemos pintar o decorar la caja de forma personalizada y, tal vez, la persona con deterioro cognitivo también pueda participar en ello, siendo una ocasión ideal para que el resultado final cobre sentido desde el principio. 
Finalmente, necesitaremos diferentes objetos que tengamos en casa, que sean significativos para la persona con demencia y que pueda vincular a recuerdos y emociones positivas de diferentes momentos de su vida. 

Tanto la recolección de objetos a incluir en la caja como los ratos que dedicaremos a utilizarla pueden resultar muy beneficiosas, porque ayuda a llenar los espacios de la rutina diaria de forma amena y significativa, tanto para la persona con deterioro cognitivo como para quien cuida de ella, pudiendo contribuir a minimizar las preguntas recurrentes acerca del coronavirus y el confinamiento y evitando que se convierta en el centro de las conversaciones. Promueve la estimulación sensorial, por el tacto, la audición, la vista, el olfato… con una mayor o menor implicación de sentidos según los objetos incluidos, facilita el inicio de una conversación, la evocación de recuerdos, emociones y ofrece una oportunidad de profundizar en el pasado y la historia de vida de nuestro ser querido. 



                                            



“La caja de los recuerdos” puede resultar muy útil para pasar ratos agradables en casa con nuestro familiar con Alzheimer u otra forma de deterioro cognitivo. Permite un espacio para la evocación de la historia de vida de nuestro ser querido, la conexión emocional con él e, incluso, puede permitir descubrir o profundizar en facetas antes poco exploradas por la familia. 


¿Qué tipo de objetos podemos incluir?
Cualquier cosa que pueda ser introducida en una caja, de forma más o menos manejable, y que la persona con deterioro cognitivo pueda vincular con un recuerdo positivo, una vivencia o una emoción. En las actividades de reminiscencia hay que procurar evitar aquellos objetos que evoquen emociones o sensaciones desagradables. Para completar la búsqueda, se puede pedir la colaboración de otros familiares para que sugieran objetos y las historias que hay tras ellos. 
Los posibles elementos a incluir en la caja son innumerables. Sugerimos aquí algunas ideas pero dependerá mucho de cada persona y de cada hogar: entradas de museos o conciertos, elementos de alguna colección que hubiera realizado, alguna prenda de ropa especial, una colonia o perfume… En definitiva, cualquier cosa que para la persona sea significativa de su historia de vida y positivamente evocadora. 







Texto basado en el articulo de (Actividad de reminiscencia en casa con un familiar con Alzheimer: “La caja de los recuerdos”) de Hablemos de Alzheimer,  Fundación Pascual Maragall.



Los contenidos de nuestro blog están basado en la información de profesionales del sector sanitario en neurología, neuropsicología, psicología y enfermería.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El alzheimer y la comunicación

  Inevitablente la enfermedad de Alzheimer altera la capacidad comunicativa en las persona que la padece y es ecencial poder entender sus necesidades porque estas afectar a la calidad de la relación, lo que suele probocar un estrés emocional, en cuidadores y en las personas cuidadas. Es por esto que vamos a hablar sobre la forma eficaz de comunicarse desde la comprensión de como la enfermedad afecta progresivamente al lenguaje. En sus principios pueden aparecer problemas para encontrar las palabras adecuadas para expresarse, es la anomia. Este problema va aumentando con el paso del tiempo, complicando la interacción con el cuidador. Ejemplos que reflejan estas dificultades: Circunloquios o rodeos. Al no encontrar en su mente la palabra exacta, la persona con Alzheimer puede intentar explicar su uso o las características del objeto. A veces interpretar lo que quiere decir puede resultar complicado. Por ejemplo, puede decir “eso para ver cosas y guardarlas para siempre” para referi

Nuestro cerebro

Conocer mejor el funcionamiento del cerebro contribulle a comprender mejor enfermedades neurodegenerativas , como el Alzheimer y otras causas de demencia. Sin duda, es más complejo de nuestro cuerpo y controla todas las funciones y tareas que desarrollamos cada día , simplemente nos mantienen vivos. No solo nos sirve para pensar, razonar o hablar; también para cosas tan básicas como respirar o parpadear, así como para soñar , y emocionarnos. Su funcionamiento. Usando los sentidos, el cerebro recibe una enorme información de todo lo que nos rodea, la procesa y hace que cobre significado, organiza y controla el movimiento. También regula la temperatura corporal, la circulación sanguínea, la respiración y la digestión. Pesa entre 1.300 y 1.400 gramos. Tiene unos 100.000 millones de neuronas y una cantidad mucho mayor de sinapsis, que permiten la conexión entre neuronas. Cuando tomamos decisiones y experimentamos emociones, en el cerebro se produce una complicada mezcla de pr

Un hogar con alzheimer

Crear un hogar adaptado a las distintas fases del Alzheimer que sea accesible es un factor clave para potenciar la autonomía de quien lo padece. Es importante tener en cuenta que, al margen de las repercusiones de la enfermedad cerebral que padezca, una persona podrá valerse más o menos por sí misma según cómo esté de ajustado su entorno a sus capacidades y posibilidades, y atender tanto al entorno físico como el humano. Con el objetivo de un hogar accesible y funcional para alguien que padece Alzheimer, es recomendable ir realizando algunas adaptaciones, de manera progresiva y en paralelo a las nuevas dificultades que se vayan presentando con el avance de la enfermedad. En términos generales, un hogar accesible y funcional debería aportar seguridad, eliminando los elementos de riesgo, sencillez, procurando que los elementos que formen parte del día a día sean familiares para la persona y de manejo sencillo y estabilidad, minimizando el cambio injustificado de tale